ojales y ojalás

ojalá que tu nombre nunca sea unido a la nada

ojalá que el deseo gigante sea transformado en palabras eternas
ojalá que lo eterno se haga suspiro
ojalá que tus palabras se queden en los bolsillos de tu jardinera
y estando allí los ojalás se escondan en los ojales de tu blusa 
porque en ese lugar el mundo suena a tu corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *