amaneceres y otros eventos no relacionados

hacia eso de las 7 de la mañana, ella se despierta, se queja un poco del sol matituno e inevitablemente se voltea sobre las sabanas, toma su tinto con las dos manos, parece que quisiera encerrar en sus manos la taza, mira hacia la pared pintada y me pregunta sobre lo que ve; yo sonrío y la beso, me alejo con la única necesidad de ver su espalda desnuda…
cuando finalmente me quedo ante ese paisaje desnudo, ella esta sentada abrazándose sus piernas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *