despertares de atardeceres

Debería ser hacia las seis pasadas; yo me encuentro sentado, tomando un poco de chocolate y leyendo en una se esas mesitas que hay afuera del centro comercial, mientras paso la hoja vos apareces, no me dices palabras solo sonríes y colocas tu taza de tinto sobre la mesa. Te sientas y sacas de tu bolso un libro, es mediano y tiene dibujos, tomas tu silla y la acercas hacia la mía como si fuese un acto cotidiano, algo que se repite todos lo días; sin embargo, no es monótono.. solo te acercas y casi susurrando comienzas a leer.
Te miro mientras vos miras las letras, por un momento y casi absorto ante tus historias, me devuelves a la realidad de un zarpaso y me descubro envuelto en tus labios llenos de letras.
Anochece, aun queda parte de tu tinto dentro de la taza, casi frío, miras de reojo y sé que quisieras calentarlo nuevamente, me tomas de la mano, sonríes nuevamente y finalmente me dices !Hola!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *