sobre trufas y otras pasiones

En el vaivén de un beso que sabe a trufa, en el instante en el que tu cuerpo desnudo dejar caer su peso sobre mi brazo, cuando el alba llega distraída ante los ojos… allí, nuevamente te desperté para darte otro beso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *