ten cuidado

ten cuidado, ten cuidado sobre todo con las espinas, no sea que por arrancarte una espina del corazón, te quedes sin el corazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *