breves descripciones

y por allí andaba con esas ganas de vivirla, de sentirla cerca, de adentrarme poco a poco en su vida, con esas esperanzas que se sientan sobre el sofá y se quedan mirando el atardecer fuera de Bogotá.
No puedo negar que en ocasiones una que otra esperanza se me escapa, se me diluye como la arena entre los dedos, sale y me da vueltas…. y se encuentra con mis otras esperanzas, unas de colores, otras de hace decenios… soy un manojo de pequeñas historias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *