tropezones

Hoy me tropecé con un par de letras, unas de hace un par de años, otras de algunos meses y unas pocas que salieron después del desayuno; me miraron, indagaron, algunas apenas si me reconocieron. Una carta del 98 y como quien no quiere la cosa, me saludó con esa cara que uno pone cuando no esta seguro de si lo conoce o no. Tomamos un café, otra me preguntó sobre cómo olvide las salchichas de las mañanas, de la arepa con jamón, cómo fue posible que perdiera un prendedor… algunas de ayer también tenían preguntas, comentarios, dudas y en general una gran cantidad de opiniones…
y al abrir el closet, me encontré conmigo mismo escribiendo justo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *