Aterrizaje

Caí en un gran jardín, había un silencio con olor a miel y dos vacas que muy amistosamente me invitaron a ser su amigo. Sin embargo, les dije que no me gustaba el pasto y a parecer eso les causo gran escozor. Hacia eso del medio día me tope con un plantío de girasoles, todos se voltearon al unisono para saludarme.
-buenos días, me dijeron en coro.
-buenos días.
-eres tu el que nos trae sol y agua?
-no, solo estoy de paso
-que mal, solo nos interesa el agua y el sol.
luego comenzaron a conversar entre ellos, parecían discutir hasta que nuevamente se cuadraron en un gran coro y me preguntaron
-si no nos traes agua y sol ¿por qué viniste?.
-justo en ese instante cuando iba a dar mis razones, supe que no tenía ninguna, había llegado allí sin saber cómo o por qué, tampoco me lo había preguntado… solo estaba allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *