Ella

A la deriva y sin timón, ya no busco puertos y me quedo en el cielo abierto… en ese mar de sonrisas te encontré con un café y una flor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *