Mundo y vos

En ese mundo descentrado, cargado mas de una extraña lógica apareces vos en cada palmo, en cada suspiro y rincón abrupto del sueño; las breves conversaciones matutinas y los quehaceres del día se tornan en ingredientes permanentes de una no-rutina, de una vida no definida; la sonrisa al otro lado del teléfono, las quejas sobre los acontecimientos que van y vienen sin ningún orden. Entonces se avecina ese cambio del orden, del estatus quo, ese cambio que nos negamos una y otra vez por la conformidad con lo ya hecho y dado, como dice Huidobro “Heme aquí al borde del espacio y lejos de las circunstancias”, atravesado por ese sabor a vos, por esa sustancia inmaterial de tus palabras,  heme aquí con ese sentido de mundo práctico que sos vos…
Heme aquí, sencillamente
queriéndote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *