Las cartas de Pablo (II)

Tal vez yo sea un poco extraño o que a veces el mundo me resulte un poco distante y diferente, entonces me quedo meditabundo, en silencio y me pongo a escribir. Si para vos el baile es como una sinfonía de sonrisas, eso mismo me pasa cuando escribo, ver letra tras letra, palabra tras palabra hace que me quede con una respiración profunda de tarde. Por ahora escucho “Variations For The Healing Of Arinushka, For Piano” Y tal vez te parezca aun mas extraño pero me he quedado pensando durante estos dos días como serás vos en 30 años, cómo seré yo; ¿cómo se llamaran tus hijos, a que se dedicaran?, ¿cómo me recuerdas?, ¿me habrás olvidado, seré tan solo un recuerdo de un recuerdo?
¿qué somos vos y yo? ¿dos desconocidos que se encuentran alrededor de una tarde y sonríen? En últimas compartimos sonrisas, a veces como extraños, a veces como dos niños en mitad de la heladería, yo seguiré pidiendo un helado de frutos del bosque mientras vos miras la ventana de los helados y aun no sabes que pedir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *