Las cartas de Pablo VII

En ocasiones se le acercan a uno esperanzas perennes y quiméricas, no sé de donde vienen, una vez escribí sobre las esperanzas y las distintas maneras de verlas, me acuerdo que decía que se parecían a la religión, como decir que se cree que existe un mar porque solo se ha visto un río. En ocasiones me gustaría saber de vos… pero de otras maneras, no sé cuales, tal vez preguntarte por tus silencios, porque los silencios son los que pueden decir muchas cosas… en fin…

Me gusta la primavera, no sé como es, pero creo que si la viera en persona me gustaría…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *