Extrañezas… de puntos seguidos…

él muy posiblemente no extrañaba el sonido del teléfono, ni las charlas de la noche, tampoco extrañaba el olor de su carro o el sonido que hacia la puerta e madera al empujarla… él extrañaba algo mas esencial y simple; el ver su piel descubierta por la sabana a medida que amanecía, en la forma en que miraba la ventana, lo que decía de las tardes, los gestos sutiles para pedir un favor… sus manos sobres las de él… la forma de pedirle para que se acercara ante un beso… en general él extraña puntos suspensivos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *