Ataques desde…

Cada noche siento que soy atacado por unas irremediables ganas de contarle cuentos, cada noche me entra un deseo insaciable de contarle palabras al oído y verla sonreír; cada noche quiero escucharla para tomar sus palabras y juntarlas con las mías.  A eso de la ocho comienzo mi búsqueda por mi biblioteca, leo, releo, vuelvo y busco. En ocasiones encontrar un cuento es sencillo, en otras me disperso con mi imaginación y pienso que usted y yo somos personajes del cuento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *