Conjuros y otros embrujos

Fue un instante apenas perceptible, de esos que se notan brevemente, como cuando se desparrama la sal al caerse del salero; como cuando se mira el segundero del reloj y parece que gira al contrario; usted estaba alli con tintes de rojo, negro y blanco, estaba con una sonrisa acompañada de conjuros de noche… la he visto tantas veces antes y ahora parece que la veo como sino la hubiera visto, o tal vez hasta ahora me fijo en cómo camina por la vida. Tal vez hasta ahora me detengo sinceramente a ver, a observar, a desentelar y tejer todo eso que es usted. No sé si llego tarde, aunque siempre llego tarde a todo sitio; me da igual, porque al menos esta noche, la soñare por momentos breves.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *