Días y noches

El día llega como un invitado a la casa, se mete poco a poco ente las sábanas y a eso de las seis ya parece haberse instalado por todos los rincones. Igual que el día yo me voy adentro en cada espacio de tú nombre, a cada instante me tropiezo con partecitas de vos. Hoy me tope con un suspiro que diste hace como tres días y al lado de este había una esperancita morada que colgaba de la sabana.
En la noche, recorro absorto tu piel y la mirada que tienes cuando me ves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *