el fin de una vuelta al sol

Los días se pasaron tan rápido  como la arena se desliza entre los dedos.

Tal vez cuando se sonríe el tiempo no solo se detenga sino que parece cambiarse de dirección… ese estado en el que el suspiro deja espacio para una breve eternidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *