Días y noches

El día llega como un invitado a la casa, se mete poco a poco ente las sábanas y a eso de las seis ya parece haberse instalado por todos los rincones. Igual que el día yo me voy adentro en cada espacio de tú nombre, a cada instante me tropiezo con partecitas de vos. Hoy me tope con un suspiro que diste hace como tres días y al lado de este había una esperancita morada que colgaba de la sabana.
En la noche, recorro absorto tu piel y la mirada que tienes cuando me ves.

de lluvias y dedos

La lluvia cae sobre la ciudad y suena de la misma manera que el movimiento de los dedos sobre las teclas del computador; asi que cuando las gotitas cuentan sus historias y aventuras mientras bajan desde las nubes, mis dedos cuentan las historias que aprendieron al recorrer tu piel.

 

Para LEML

El amor la vida

Muy posiblemente te lo encuentras mientras estás buscando un teléfono, un libro, o en mitad de un quien sabe. Te lo encuentras sin saber y cuando te das cuenta se te petrifican los sentidos, dar un paso es equivalente a saltar un abismo de mil leguas. Y es que el amor de la vida te traspasa de lado a lado. Continuas la vida pero te sabe diferente, todo es igual pero tíene un sabor distinto, un olor distinto, un tacto diferente; el mundo sigue siendo el mundo… Pero se ve diferente…

Descripciones

Pesa cerca de 50 kilos y su sonrisa pesa tanto como el viento en verano al frente del mar; tiene el cabello negro, negro como la noche que acaricia los sueños; sus labios son rosados y delgados como los suspiros que me quita en la mañanas. Tiene manos pequeñas con la que se toma un café con leche sin nata y con mas café que leche. No le gustan las series de zombies y a veces tiene ataques súbitos de sueño en mitad del día; cuando pasa eso, yo tomo dos de mis dedos y le escribo en el pantalón pequeños poemas. Tiene una sinceridad que va en automóvil y una ternura que vuela en globos de aire.

Ella… puntos suspendidos en el corazón.

Ella, palabras, miradas y suspiros cada día.

Para LEML

Si te contara

Si te contara que hace tiempo el mundo se resignificó con tu mundo, que el tiempo de devolverse ha quedado atrás; si te contara que en la mañanas el simple chocolisto me sabe a tu besos; si te contara que justo antes de que suene el despertador te he imaginado rodeada de flores; si te dijera que en mis sueños aparece tu nombre. Si te contara que cuando camino también se me vienen tus sueños. Si te contara el sabor del mediodía que trae tu voz; si te contara que…

Y si te cuento…

si te digo…

aunque pensándolo mejor

y si te vivo lo que te iba a contar.

 

 

mañana

– qué vas a hacer mañana

– creo que iré por te, así sin tilde. Porque voy a amar-te, querer-te, pensar-te, soñar-te, inspirar-te, escribir-te, describir-te, menear-te,   acariciar-te… en fin, vivir-te.

 

LEML

Historietas

Juanito alcachofa a eso de las 9 de la noche y en mitad de la lluvia, descubriría que a su tierna edad de 5 años, habría de enamorarse pérdidamente de mengana. Claro todo esto ocurrió porque mengana le dio un beso de agradecimiento por cargarle su lonchera…

Lo que aprendí de Juanito Alcachofa ese día fue que el amor de la vida se esconde detrás de las loncheras.

 

LEML